Remedios caseros para las várices

Dejar que las venas varicosas avancen hasta hacer necesaria la operación de várices puede resultar muy costosa, tanto económica como físicamente. Lo mejor es la prevención, pero si estás aquí seguramente es porque ya tienes algunos problemas varicosos. En operaciondevarices.com, en el artículo de prevención, detallamos algunas propuestas que pueden ser válidas en los primeros estadios de la enfermedad. Tales propuestas son consejos tan simples como mantener las piernas elevadas cuanto sea posible, realizar ejercicio y mantenerte en tu peso ideal.

Además de los tips que hemos detallado existen ungüentos, soluciones y alimentos que funcionan como remedios caseros para las várices.

Prepara  un ungüento para masajear las piernas

Los siguientes  remedios caseros se aplican mientras se realiza un masaje sobre la zona afectada, aplicados de manera constante te evitarán una operación de várices. Recorre con las palmas de tus manos desde el tobillo hasta finalizar el muslo ejerciendo una ligera presión, a continuación  masajea circularmente las venas visiblemente  afectadadas por la enfermedad.

El aceite de oliva: Puede aplicarse solo o con aceite de vitamina E y aceite de ciprés, mézclalos en cantidades iguales y caliéntalos por unos segundos antes de aplicar el masaje.

Ungüento de ajo: El ajo,  aplicado en forma de ungüento o de alimento mejora la circulación, muele tres dientes de ajo con una cantidad mínima de agua y masajea, el ajo debe tener una consistencia más pastosa que líquida.

 

Alimentos que son remedios caseros para las várices.

La pimienta roja: esta entre los remedios caseros que contiene una alta cantidad de flavonoides, metabolitos secundarios que mejoran la circulación y puede incluso disolver los coágulos, mezcla una cucharada pequeña de pimienta molida en un vaso de agua y tómala diariamente por uno o dos meses hasta ver resultados.

El ajo: Consume la mayor cantidad posible en tus alimentos, adicionalmente puedes consumir un diente de ajo al día molido en un vaso de agua o jugo de naranja, el sabor cítrico del agua de naranja disminuirá el del ajo.

 

El vinagre para reducir el dolor de las piernas

Los remedios caseros no se limitan a reducir el tamaño de las várices, puedes preparar en casa un remedio muy efectivo para reducir el dolor, sólo necesitas vinagre de manzana y agua. Mezcla al menos una taza de vinagre y dos cucharadas de sal en un bote de agua tibia y sumerge las piernas por 20 minutos cada noche antes de dormir. Recuerda que el calor dilata las venas, por lo que el agua que uses para este remedio casero no debe estar demasiado caliente.