La operación de várices con láser

La operación de várices con láser es uno de los más modernos y novedosos tratamientos para las venas varicosas , es un tratamiento no invasivo que tiene los mismos resultados que la safenectomía y es sumamente cómodo para el paciente.

La operación de várices con láser

operación de várices por láserLa operación de várices con láser más moderna emplea una tecnología tan precisa que sólo daña las paredes de las venas, permitiendo que se realice sin hacer incisión alguna. Otra modalidad del tratamiento láser es el tratamiento endovenoso láser, en el que se inserta una pequeña sonda con un láser en su extremo que va quemando las paredes venosas por dentro, las paredes de las venas cicatrizan y se cierran, con lo que la vena muere y es reabsorbida por células especializadas. Puede realizarse tanto en venas gruesas como en las arañas vasculares.

La operación de várices por láser se realiza bajo anestesia local, lo que quiere decir que el paciente estará despierto en todo momento durante la cirugía por láser, y frecuentemente, en el tratamiento externo, no se utiliza ningún tipo de anestesia, en vez de eso, para aliviar el poco dolor que la operación con láser de las várices pudiera causar, el área se trata con temperaturas frías.

Se requerirán de 2 a 6 sesiones para completar el tratamiento y serán realizadas cada uno o dos meses, en caso de que la vena no se hubiese cerrado tras varias sesiones se realizará un procedimiento más intrusivo, aunque esto no es frecuente.

¿Cuáles son los cuidados del postoperatorio de la cirugía con láser?

Tras la operación de várices con láser operación de várices son láserno hay hospitalización, el paciente sale caminando de la clínica y puede retomar sus actividades en ese mismo instante, siempre que no sean físicamente extenuantes. Se recomendará usar medias para várices y realizar caminatas cortas cada día, incluyendo el día de la operación.

Una de las ventajas de la operación con láser es que al atacar tan precisamente las paredes de las venas varicosas no existe daño a los tejidos circundantes, por lo que se reduce la inflamación postoperatoria y otras complicaciones como los moretones. Además, al no ser necesaria ninguna incisión, el riesgo de infección es casi nulo.